Longitud del fondeo. Maniobra de fondeo (fondear, levar, orincar el ancla). Fondear es afirmar una embarcación al fondo por medio del ancla, su cadena y/o amarra. Previamente se debe preparar el equipo para que en el momento de fondear no se produzcan demoras. Es conveniente dejar el ancla colgada de la proa (a la pendura), para que a la hora de fondear tan solo sea necesario librar la cadena o amarra.

El lugar del fondeo debe ser cuidadosamente elegido. Para ello hay que tener en cuenta que la zona esté suficientemente abrigada de las condiciones reinantes de mar, corrientes y viento:  constituya un buen agarre (tenedero) para el tipo de ancla que utilicemos, que la salida sea fácil aunque las condiciones meteorológicas cambien, que la profundidad y la inclinación del fondo sean los adecuados al equipo de fondeo disponible y que el fondeadero elegido no esté congestionado por otras embarcaciones cantidad de cadena y/o amarra que debe ser largada está relacionada con la profundidad del lugar de fondeo. Esta longitud debe ser de tres a cuatro veces el fondo.

Si las condiciones del viento, mar o corriente lo aconsejasen, y siempre que se disponga de espacio, se debe largar hasta un máximo de seis veces el fondo. Hay que aproximarse al lugar elegido para el fondeo llevando por la proa el viento, mar o corriente según qué factor sea el dominan Al alcanzar el lugar escogido para largar el ancla se anula la arrancada y se da fondo. Se debe evitar el amontonar la cadena yo amarra, para lo cual hay que vigilar el momento de la llegada del anda a fondo, y a partir de ese instante ir largando de acuerdo con lo que el propio fondeo nos demande, hasta llegar a la cantidad previamente determinada. De este modo conseguiremos dejar la cadena amarra bien tendida sobre el fondo. Si al fondear la embarcación no retrocede por ausencia de viento, mar o corriente será necesario dar atrás para obtener el correcto tendido. Es aconsejable vigilar durante los momentos siguientes al fondeo, al objeto de detectar tirones en la línea de fondeo que puedan indicar que el ancla no agarro convenientemente. La maniobra de recoger el fondeo se llama levar. Para cobrar el equipo de fondeo hay que tirar la cadena o amarra hasta que el ancla se despegue del fondo (zarpe), En el caso de que la maniobra de cobrar sea difícil por la acción del viento o del mar, puede ayudarse dando unas paladas avante. Una vez recuperado el equipo, se limpiará, si fuera preciso, antes de ser estibado y trincado. En los lugares muy concurridos con barcos es conveniente señalizar la posición de nuestra ancla utilizando un orinque, al objeto de evitar que una embarcación que alcance el fondeadero con posterioridad pueda cruzar su línea de fondeo con nuestra Si por la calidad del tenedero existiese alguna posibilidad de que nuestra ancla quedase presa impidiendo su recuperación normal, como orinque se afirmó a la cruz del ancla, cobrando por él podremos librarla, En embarcaciones menores suele ser una buena práctica afirmar la cadena o amarra siempre sobre la cruz del ancla sujetándola a la altura del arganeo por medio de una ligada dada con piola o cabo débil. En este caso, si el ancla quedase presa y al forzar la recuperación la ligada rompiese, se pueda lograr su recuperación al zar el ancla desde la cruz.